Buscar

La tormenta perfecta para la economía: hostelería y comercio son los sectores con más peso y los que más sufren la crisis

El Banco de España constata que la crisis de la actividad en estos ámbitos es "particularmente severa" y superior al del resto de grandes economías europeas

La economía española va a ser una de las más afectadas a nivel mundial por la crisis derivada de la pandemia del coronavirus. Así lo han puesto de manifiesto la OCDE, el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de España, organismo este último que señala además una circunstancia clave para entender tan negativo comportamiento: comercio y hostelería son sectores con un peso muy importante en el conjunto de la economía y, a la vez, los que más están sufriendo las consecuencias del confinamiento y esa situación que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha definido como "nueva normalidad".

"La caída de la actividad en el comercio, transporte y hostelería fue particularmente severa en Italia y España -superior al 60% y al 70%, respectivamente-, países en los que, además, el peso de esta actividad en la economía es mayor", explica el BdE en su último informe trimestral sobre la economía española al comparar el impacto de la crisis sobre los principales europeos. Y añade: "Concretamente, la hostelería y restauración, que habría visto interrumpida casi totalmente su actividad, representa el 3% del VAB [valor añadido bruto] de la UEM, pero en países con mayor importancia del turismo, como Italia o España, su peso se eleva al 4 % y al 6 % del VAB, respectivamente".

Esos datos, prosigue el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos, hacen referencia únicamente "al periodo de confinamiento estricto del primer trimestre", que en el caso de España abarca la última parte del mes de marzo. Sin embargo, esta tormenta perfecta para la economía española se ha mantenido en los meses posteriores.

"Como consecuencia de las medidas de confinamiento, la actividad económica está teniendo una evolución muy heterogénea por ramas durante el segundo trimestre. En particular, numerosas actividades relacionadas con las ramas de servicios (como el comercio minorista, el ocio, la restauración y la hostelería) requieren, en general, una elevada interacción interpersonal, por lo que se han visto también particularmente afectadas por las medidas de distanciamiento social", expone el regulado en el documento que hoy ha publicado.

HASTA UN 21% DE DESPLOME

A estas características estructurales de la economía, el BdE suma que "las medidas de contención adoptadas en España han sido comparativamente más estrictas", así como que "la respuesta de la política presupuestaria ha sido algo menos enérgica que en las economías donde el margen de maniobra era mayor".

El último se explica atendiendo a los nulos esfuerzos que los diferentes Gobiernos realizaron por contener el déficit y la deuda en los tiempo de bonanza, siendo buena muestra de ello que el Ejecutivo de Sánchez no sólo no redujo sino que aumentó al desviación presupuestaria el pasado año. Como consecuencia, España cuenta con ese menor margen de actuación que sumado al resto de factores hace que "la repercusión de la crisis sanitaria en la economía española esté siendo más intensa que en el conjunto de la zona del euro".

Y la muestra de ello en cifras es que, tras el desplome de más del 5% del PIB en el primer trimestre, el BdE contempla un descalabro de entre el 16% y el 21,8%, entre abril y junio.