Buscar

El confinamiento de Alfafar, Sedaví y Benetússer impedirá el acceso a Ikea y toda el área comercial

Los ayuntamientos de Alfafar, Benetússer, Massanassa, Llocnou de la Corona y Sedaví –todos ellos, junto a otros 24 municipios más de la Comunitat Valenciana, confinados a partir de la medianoche de este jueves– han acordado que su área comercial también pase a estar confinada. Esto supone que se impedirá el acceso a la zona de comercios –lo que incluye Ikea– a todos aquellos que no formen parte del núcleo poblacional conjunto de estas localidades. Es decir, no se podrá acceder, por ejemplo, desde València capital.

La decisión se ha tomado por unanimidad entre los alcaldes de los cinco municipios, de diferente signo político –y junto a los responsables de la Policía Local y la Guardia Civil de Alfafar–, durante una reunión telemática. 

La determinación supone un paso más allá en las medidas anunciadas por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el pasado martes, ya que no concretó de inicio qué ocurría con las áreas comerciales que formaban parte de las localidades afectadas. Ahora, se les aplicará la misma normativa y sólo las cerca de 70.000 personas que habitan en todas ellos podrán acceder y moverse libremente

Toda la zona conformada por los cinco municipios es tratada a efectos legales como un único núcleo de población, por lo que las restricciones funcionan para todos igual. Asimismo, se permite la movilidad entre los diferentes núcleos dentro del área restringida, y todos ellos saldrán del confinamiento a la vez.

Alfafar, Benetússer y Llocnou de la Corona no presentaban una situación tan preocupante como la de Sedaví y Massanassa. Sin embargo, las autoridades sanitarias han estimado que la cercanía física de las cinco localidades podría suponer un peligro. Del mismo modo, también ha tenido en cuenta el importante flujo de movimientos poblacionales que se da entre ellas, ya sea por motivos laborales, familiares o de ocio.

Cierre total de la hostelería y centros sociales
Las medidas particulares que se aplican sobre estas localidades, además del cierre perimetral son: el cierre cautelar de todos los centros sociales, tanto públicos como privados. Esto incluye casinos, clubs y locales similares. También cierran los bares, la hostelería y los locales de ocio, a no ser que se preste servicio a domicilio.

Del mismo modo, quedan clausurados los gimnasios y los jardines. En cuanto a velatorios, bodas y demás encuentros, estos solo podrán albergar a 15 personas si el evento se celebra al aire libre y a 10 si es en un espacio cerrado. Los colegios e institutos, por su parte, sí que continuarán con su actividad normal, y los desplazamientos por motivos laborales también estarán permitidos.

A estas restricciones se unen, además, las que se han decretado para todo el territorio de la Comunitat Valenciana, que incluyen: la reducción del aforo al 30% en todos los comercios, y al 50% en el caso de los establecimientos esenciales; el avance del toque de queda a las 10 de la noche, y suspensión de todas las actividades deportivas para infantil y primaria.

Además de los cinco mencionados, el resto de municipios confinados en la Comunitat Valenciana son: en Castellón, Jérica, Soneja, Atzeneta del Maestrat y Borriol. En el caso de Alicante, Polop, Alcoi y Castalla. Y, en Valencia, Llíria, Ayora, Utiel, Sollana, Guadassuar, Oliva, Daimús, Canals, Benigànim, Moixent, Xàtiva, Ontinyent, Cheste, Sinarcas, Anna, Quatretonda, Bonrepòs i Mirambell.