Buscar

La cadena de ropa 'low cost' Zeeman, a la conquista de la Comunitat: 15 nuevas tiendas en un año.

Las cadenas que ofrecen productos 'low cost' son ya una realidad en la mayoría de ciudades. Su modelo basado en precios asequibles y su amplia oferta de productos básicos atrae cada vez más a nuevos clientes. Este es el caso de la cadena holandesa de ropa y accesorios de precios bajos Zeeman que ha irrumpido con fuerza en Valencia con nueve tiendas en un año, un crecimiento imparable para una compañía que lleva cuatro años en España y que aspira a convertirse en el "rey de los básicos”, tal y como asegura su director de ventas en España, Sidney Beekhuis, plantando cara a firmas como Primark.

Fundada en Holanda 1967 por Jan Zeeman, la compañía ofrece ropa con diseños simples muy centrada en prendas básicas a bajo precio, así como accesorios y algún producto para al hogar a través de tiendas que guardan la misma estética para mantener la identidad de la firma. Actualmente cuenta más de 1.300 establecimientos repartidos en siete países de Europa como Holanda, Alemania, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Austria y España, donde precisamente busca expandir sus negocio con nuevas aperturas más allá de su actual ubicación en Cataluña y Comunitat Valenciana.

Zeeman llegaba a España en 2015 con tres locales en Figueres y Girona. “Las primeras tiendas funcionaron muy bien porque a la gente le gustó el concepto. Buscamos ubicaciones concretas en los barrios de las ciudades para tiendas de entre 250 y 500 metros cuadrados”, explica Beekhuis. Desde entonces, son ya 50 los establecimiento que tiene en España. Su última apertura fue precisamente en València, donde abrían su novena tienda. “Nuestro concepto es vender moda, pero que no siga las tendencias, sino básicos o prendas más generales que sean necesarias para el día a día. Ofrecemos precios bajos, pero con una buena calidad. Por ejemplo, en nuestra gama de bebé usamos algodón ecológico”, explica. El grupo diseña sus colecciones en su sede principal en Holanda y las produce en fábricas de Asia y Turquía

“Para nosotros València es una ciudad muy interesante e importante. Queríamos hacer marca en este nuevo mercado porque es una ciudad muy compacta y perfecta para nuestro modelo que está enfocado al vecino de barrio, a ofrecer un servicio de proximidad”, puntualiza. “La idea ha sido abrir en Valencia pero expandirnos por la Comunitat como una mancha de aceite para rentabilizar también nuestro transporte”, señala.

Según detalla el director de ventas de la compañía en España su acelerado crecimiento responde a una estrategia a futuro buscando alquileres con menores precios en zonas más alejadas del centro de las ciudades. “En este momento todavía hay suficientes locales para nosotros y quizás en dos o tres años sea más difícil encontrarlos. Nos estamos anticipando”, destaca.  De este modo, ya están en búsqueda de nuevos inmuebles en diferentes enclaves valencianos. En seis meses, prevé abrir en Catarroja, Gandia, Xátiva o Torrent, pero ya tantean otras zonas como Burriana, Castellón o Dénia. “El objetivo en un año es abrir 15 nuevas tiendas en toda la Comunitat”, subraya.

Con esta filosofía de ‘tienda de barrio’, Zeeman busca diferenciarse de otras cadenas ‘low cost’. “Primark aunque es un competidor está en el centro de las ciudades, mientras que nosotros buscamos un comercio de proximidad. Además su público busca una moda mucho más actual. Son clientes diferentes. Este mercado es muy grande y hay posibilidades para todos. Los bazares sí pueden suponer una competencia, pero la diferencia está en el trato. Tedi, por ejemplo, tiene productos diferentes y juntos muchas veces funcionamos muy bien porque al tener productos diferentes puede haber trasvase de clientes”, señala.

Pese a los signos de ralentización de la economía, la compañía seguirá con su ambicioso plan de expansión que no solo pasa por la Comunitat, sino también por aterrizar en otras regiones de España como Zaragoza, Madrid y Andalucía. “Estas tiendas son un éxito y aunque en este momento hay señales de desaceleración de la economía, en Holanda durante la crisis aumentamos clientes por los precios. Por tanto, seguiremos abriendo tiendas. Es una estrategia simple, pero que funciona”, resalta Beekhuis. El objetivo: llegar a las 250 tiendas en España en siete años. 

En 2018, la compañía, con sede en la ciudad de holandesa de en Alphen aan den Rijn, facturó 732,3 millones, un 4,1% más que en el ejercicio anterior cuando alcanzó los 703 millones. Su plantilla está formada por 6.019 trabajadores.