Buscar

España, en la zona media de la digitalización europea: lastrada por la formación y los precios.

La falta de formación en competencias digitales básicas y en especialistas en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), así como el elevado precio de la banda ancha fija, lastran el despegue digital de España.

Nuestro país ocupa la undécima posición entre los 28 países miembros de la UE en la última edición del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales publicada este martes por la Comisión Europea. Es decir, se estanca en la parte media de la tabla -entre Malta y Alemania-, todavía muy lejos de los líderes europeos, que son Finlandia, Suecia, Holanda y Dinamarca.

1.- Conectividad

España es uno de los países de la UE con mejores resultados en el despliegue de banda ancha rápida y ultrarrápida. Un despliegue impulsado por las inversiones comerciales de diversos operadores, por un marco regulatorio que facilita el acceso a los conductos y por las subvenciones a zonas poco pobladas o rurales, según Bruselas.

Actualmente, el 88% de los hogares tiene acceso a redes de banda ancha ultrarrápida, mientras que el despliegue de fibra óptica alcanza ya al 77,4%. La cobertura del 4G se sitúa en el 94%, la media de la UE. No obstante, el Ejecutivo comunitario resalta que sigue habiendo "diferencias importantes" entre las zonas urbanas y las rurales.

Además, España ocupa el sexto puesto de la UE en preparación para la tecnología 5G, con el 30% de las bandas pioneras 5G asignadas. El punto negro son los precios de la banda ancha fija, entre los más caros de la Unión (puesto 22 de 28). En contraste, el precio de la banda ancha de las ofertas para teléfonos móviles ha disminuido en el último año (de 20,8 a 20 euros) y está por debajo de la media europea (22,3 euros).

2.- Capital humano

Es el capítulo en el que España ocupa una peor posición dentro de la UE (puesto 17 de 28). Únicamente el 55% de los españoles entre 16 y 74 años poseen capacidades digitales básicas (por debajo del 57% de promedio en la UE).

Además, los especialistas en tecnologías de la información y la comunicación apenas alcanzan el 2,9% del total del empleo (3,7% en la UE). Esta cifra se reduce al 1% en el caso de las mujeres especialistas en TIC.

"Un alto grado de inadecuación de las cualificaciones en el personal de las empresas limita su capacidad de innovar y sacar el máximo provecho de la innovación. Aumentar el número de especialistas en TIC, reducir la brecha de género y reciclar las capacidades de la mano de obra es de vital importancia si España quiere aprovechar todo el potencial de la economía digital", dice el informe de Bruselas. 

3.- Uso de servicios de internet

En general, el uso de servicios de internet en España es similar a la media comunitaria. En comparación con la UE, las actividades más populares son el uso de los servicios de vídeo a la carta (como Netflix) y la participación en cursos online. El 77% de los usuarios españoles de internet lee noticias en periódicos digitales, por encima del 72% de promedio en la UE.

En contraste, apenas el 38% recurre a las videollamadas, el segundo porcentaje más bajo entre los 28 Estados miembros. El consumo de música, vídeos y juegos en internet está también más extendido que en otros países de la UE: el número de usuarios que participa en estas actividades alcanza el 86%.

4.- Integración de la tecnología digital en las empresas

En lo que respecta a la integración de la tecnología digital por parte de las empresas, España ocupa el puesto número 10 entre los países de la UE, un escalón menos que el año pasado. El 28% de las empresas españolas utilizan las redes sociales, el 16% recurren a servicios en la nube y sólo el 11% acceden a servicios de macrodatos.

En general, las empresas españolas aprovechan las oportunidades que les brinda el comercio electrónico: el 18% de las pymes venden en línea(ligeramente por encima de la media europea del 17%), aunque sólo el 7% lo hacen en otro Estado miembro. El 10% del volumen de negocios de las pymes españolas procede de las ventas en internet. Bruselas ve prioritario impulsar la digitalización de las pymes como receta para acelerar la transformación digital de la economía española.

5.- Servicios públicos digitales

En el ámbito de los servicios públicos digitales, España ocupa el cuarto puesto entre los países de la UE, muy por encima de la media. Es el capítulo en el que mejores resultados obtiene. En particular, en los indicadores de datos abiertos de las administraciones públicas (2ª posición en la UE) y de servicios de sanidad electrónica (5ª) e intercambio de datos médicos (6ª).

Además, existe un elevado nivel de interacción en línea entre las autoridades públicas y los ciudadanos: el 76% de los usuarios de internet españoles participan activamente en los servicios de administración electrónica.