Buscar

Zara cambia su modelo hacia tiendas más grandes.

Inditex puso ayer cifras a una de las estrategias que más ha defendido el grupo en los últimos años: apostar por un modelo integrado de tiendas online y físicas, lo que a pie de calle se ha traducido en la absorción de sus establecimientos más pequeños y la apertura de otros más grandes, con más surtido, más experienciales y que asuman parte de los servicios que exige la venta digital, como la preparación o la devolución de pedidos.

Inditex cerró el pasado año con 7.490 tiendas en el mundo, apenas 15 más que un año antes (abrió 370 y cerró 355), pero según su presidente "hay que dejar de prestar atención al número de tiendas". De hecho, la superficie total de venta creció un 5% el año pasado pese a que la red comercial apenas lo hizo. La clave es que una tienda de Zara tiene ahora de media 2.184 metros cuadrados, frente a los 1.452 metros de 2012, lo que supone un 50% más. Según Isla, aunque haya casos excepcionales, el tamaño óptimo se establecerá en entre 2.000 y 2.500 metros.

Entre 2012 y 2018, Inditex ha abierto 3.364 tiendas, ha reformado 2.374, ha ampliado 1.019 y ha cerrado 1.401. Este fuerte ritmo de "optimización" de la red del grupo, que ha sido especialmente activo en 2017 y 2018, continuará en 2019, pero "bajará de intensidad a partir de 2020", dijo ayer Pablo Isla.

Integración

Ese año, el objetivo del grupo es que todas sus tiendas sean ecoeficientes -ya lo son el 85%- y estén integradas con el canal digital -Zara, Massimo Dutti y Uterque ya lo han completado- a través de la tecnología de rediofrecuencia RFID, que permite ofrecer un único stock tanto online como en tienda y, así, seleccionar desde donde se reparten los pedidos digitales de forma inteligente para lograr la máxima eficiencia posible. A este respecto, Pablo Isla recordó ayer que, en su caso, el canal online es igual de rentable que el físico.

Además, también en 2020, el grupo quiere tener presencia online en todo el mundo con todas sus marcas: lanzará Zara online en Brasil en seis días y en todo Oriente Medio en mayo. "La tienda ayuda a la venta online y viceversa. Un tercio de las compras online se recogen en tienda, donde también se realizan el 65% de las devoluciones", dijo.

La política salarial del grupo

  • Inditex repartirá este año 619 millones a sus 170.000 empleados como retribución variable. Su plan de participación en beneficios ascenderá a 32 millones, aunque ya no estará ligado al incremento de las ganancias totales sino al cumplimiento de objetivos en cada tienda.
  • El presidente de Inditex, Pablo Isla, percibió una remuneración de 9,48 millones en 2018, un 10% menos, tras recibir 7,78 millones en metálico y 1,74 millones en acciones. Por su parte, los diez miembros del consejo recibieron un total de 9,71 millones, un 14,2% más.