Buscar

Lidl dispara un 35% sus compras a la huerta española.

La fruta y verdura que compra se exporta a los cerca de 30 países donde opera.

Lidl apuesta por la fruta y verdura españolas para nutrir de productos frescos a sus supermercados de todo el mundo. La cadena de origen alemán aumentó un 35%, hasta 1,9 millones de toneladas, sus compras a la huerta española durante su último ejercicio, lo que supuso un volumen de negocio de 1.940 millones de euros, según el informe Generando valor compartido con la sociedad, elaborado por PwC para el grupo de distribución, y al que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

La cifra supone que el 10,5% de las ventas anuales de fruta y verdura nacional tienen a Lidl como comprador, lo que afianza al grupo de supermercados como el cliente número uno del campo español, un puesto que ocupa desde 2015. El 86% de este volumen, es decir, 1,6 millones de toneladas de producto y 1.670 millones de euros, se destinó a la exportación para abastecer los supermercados del grupo alemán en los cerca de 30 países donde opera.

La fruta y la verdura suponen casi la mitad de todas las compras a proveedores de Lidl en España, que el año pasado superaron los 3.900 millones de euros. Un total de 1.700 millones se destinaron a abastecer las más de 550 tiendas que el grupo alemán tiene en España y el resto, 2.200 millones, tuvieron como destino los supermercados de Lidl en Europa.

La cifra de exportaciones ha crecido un 47% desde 2014 y supone casi el doble que la cantidad de producto que importa la filial española del grupo de distribución, 1.010 millones de euros, lo que arroja un superávit comercial de 1.180 millones de euros.

Más de 1.000 clientes

Lidl llena sus supermercados en España con las compras que realiza a un total de 2.315 proveedores, de los que 1.027 son nacionales: 715 de producto y el resto, de servicios. Uno de los cinco mayores proveedores de Lidl en España es Aceitunas Cazorla, una empresa alicantina que en 2017 facturó 121,7 millones. "Es un cliente estratégico para nosotros, no sólo por los ingresos que nos aporta, sino por su modelo de negocio y la evolución conjunta experimentada a lo largo de los años", afirma Zulema Beresaluce, consejera delegada de la compañía alicantina.

Cuando ambas empresas comenzaron a colaborar, a mediados de los noventa, Cazorla proveía a Lidl de "un surtido básico muy enfocado al mercado interno y tenía dos centros productivos". Ahora, la compañía alicantina tiene seis fábricas (cinco en España y una en Argentina) y sirve a Lidl en 27 países. El 60% de su producción anual se dedica a vender a clientes en 50 países, mientras que, "en cuanto a las ventas a Lidl exclusivamente, el 87% se destina a mercados exteriores, frente al 13% a sus tiendas en España".

El proveedor de aceitunas y encurtidos de Lidl en Europa ha acompañado también a la cadena en su aventura en EEUU. Fabrica su marca principal Baresa y enseñas promocionales (Sol&Mar), además de productos para sus marca Deluxe.

Más allá de sus compras a grupos agrícolas, Lidl España destinó el año pasado 80,4 millones a la adquisición de aves frescas de origen nacional; 33,3 millones a la compra de pescado; y 22 millones a la de embutidos.

Más de 100.000 empleos

El estudio de PwC sobre el impacto económico de Lidl en España señala que la compañía genera 12.455 empleos de forma directa en el mercado nacional, lo que le sitúa como la octava empresa del sector retail con más trabajadores, sólo por detrás de El Corte Inglés, Mercadona, Carrefour, Eroski, Dia, Decathlon y Consum.

No obstante, es responsable de hasta 100.000 puestos de trabajo, ya que su actividad genera 77.500 empleos de forma indirecta y otros 11.700 de forma inducida. El 94% de los puestos de trabajo directos de Lidl España son indefinidos, frente a la media del 85% en el sector. El grupo alemán se sitúa, además, por encima de la media de los salarios que ofrece la distribución: paga 8,5 euros la hora, frente a 7,4 euros de promedio en las empresas de su sector.

Lidl facturó 3.594 millones durante el pasado ejercicio en España, lo que coloca a la filial de la compañía alemana entre las 30 empresas más grandes del país por volumen de negocio, según PwC. La cifra creció un 8% el último año y el ascenso sería del 32% si se toma como referencia 2014.

Kantar Worlpanel da al grupo alemán una cuota de mercado del 4,9% en España, lo que le sitúa como el quinto grupo de distribución de alimentación del país tras Mercadona (25,6%), Carrefour (8,2%), Dia (7,4%) y Eroski (5,3%). En el último año, la empresa ha aumentado en seis décimas su cuota, el segundo mayor ascenso en el mercado local, sólo tras Mercadona (subió nueve décimas). Mientras, Eroski, Carrefour y, sobre todo, Dia, han perdido peso.