Buscar

Los madrileños prefieren pagar con el móvil, los bilbaínos con tarjeta y los murcianos en efectivo, según Mastercard.

La compañía ha presentado un estudio sobre las preferencias y hábitos de pago en diez ciudades

Los españoles prefieren el pago electrónico pero realizan la mayor parte de las compras en efectivo

 

 

A los españoles les gusta pagar con tarjeta o con el móvil pero al final acaban realizando la mayor parte de sus compras en efectivo.Así se desprende del primer estudio que ha realizado la compañía de tarjetas de crédito y débito Mastercardsobre los hábitos de pago en diez ciudades españolas.

El informe, encargado a Alpha Research y presentado en Madrid en el marco del Mastercard Innovation Forum, ha analizado las respuestas de 3.000 usuarios en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Murcia, Vigo, Palma de Mallorca, Zaragoza y Málaga sobre su nivel de entendimiento de los medios de pagos disponibles, sus preferencias y el uso que hacen

De esta forma, se aprecian notables diferencias entre las preferencias de pago entre las geografías españolas. Madrid es la ciudad en la que más transacciones se realizan a través de aplicaciones móviles (el 2% de los habitantes escogió este método) mientras que los bilbaínos son los usuarios que prefieren en mayor medida el pago con tarjeta de débito o crédito (así lo afirma el 48%) y los barceloneses confían más en la tecnología contactless (35% de los encuestados). Por su parte, los murcianos son los que prefieren en mayor medida el pago en efectivo (35% de los consumidores).

Además, los malagueños sobresalen frente al resto de ciudades en el pago online (4% de los habitantes antepone esta opción), y los vigueses son los que dicen estar más familiarizados con todas las formas de pago (el 38% cree conocerlas todas).

MÁS INFORMACIÓN

"Los datos que proyecta el informe confirman un cambio de hábitos de los españoles. Pagamos más con tarjeta y otras soluciones digitales que permite la tecnología contactless, como el móvil o wearables, pero nos gustaría hacerlo más", ha asegurado Paloma Real, directora general de Mastercard España.  

Según los resultados del estudio, el 40,5% de los consumidores prefiere utilizar la tarjeta frente al 28,7 que opta por el efectivo, el 25,8% la tarjeta contactless o el 3% que prefiere el pago móvil. Sin embargo, en España aún se está lejos de alcanzar altas cotas de pago electrónico, tal como sucede en Dinamarca o Suecia, que el efectivo representa tan solo el 30% de las transacciones

"Manejar efectivo tiene un coste que no se percibe por la exposición al robo, por las monedas y billetes falsos y por las pérdidas del dinero. Además, en el caso de las empresas necesitan de una empresa de seguridad para llevar el efectivo. Haciendo números, la realidad es que cuesta menos manejar un sistema electrónico", ha afirmado el desarrollado de negocios para España y Portugal, Alberto López. 

Precisamente, según las opiniones recogidas por el estudio, los consumidores no se atreven a pagar bajos importes con tarjeta u otro medio electrónico por la creencia de que existen restricciones. "Muchos establecimientos mantienen restricciones al pago si efectivo para pequeñas cantidades debido a la errónea creencia de que los pagos electrónicos conllevan altas comisiones. Pero la realidad es que las comisiones fueron reguladas en 2004 y desde entonces han bajado casi un 70%", ha concluido Paloma Real.