Buscar

El nuevo 'Puerto Mediterráneo' vuelve a dividir al Consell.

Nacho Costa plantea frenarlo a través del Patsecova y Blanca Marín recuerda que no cabe la retroactividad

El resurgimiento de Puerto Mediterráneo -ahora como Intu Mediterrani- provocó primero la ruptura del pacto de gobierno en Paterna este verano y va camino de abrir de nuevo una brecha entre PSPV y Compromís en el seno del Consell. El enfrentamiento entre ambos partidos a cuenta del centro comercial proyectado en el municipio valenciano no es nuevo, pero su reformulación tras un primer rechazo -suspendió la evaluación ambiental- no ha evitado que la diferencia de criterios vuelva a instalarse en la Conselleria de Economía.

Compromís, a diferencia del PSPV, nunca ha visto con buenos ojos un proyecto que la propia vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tildó de «pelotazo». Le siguió la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián: si bien no puso en duda directamente el nuevo planteamiento de Intu Mediterrani, con una reducción de su superficie, cuestionó el impacto del «modelo» que propugna. Y ayer le tocó el turno a la Conselleria de Economía, cuyo titular, Rafa Climent, ya había advertido también de que sigue sin gustarle un complejo comercial que se mueve en un marco «neoliberal».

Con este ruido de fondo, los promotores se reunieron ayer con la secretaria autonómica de Economía Sostenible, Blanca Marín (PSPV), y el director general de Comercio, Natxo Costa (Compromís). En la reunión, que habían solicitado los promotores, los dos dirigentes de Economía coincidieron en señalar que esta Conselleria no tiene a día de hoy competencia para intervenir en esta fase del procedimiento. Y ello porque la resurrección del proyecto se hará mediante una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Paterna, lo que implica su paso primero por la Conselleria de Territorio y, a continuación, por la de Medio Ambiente, en una tramitación que podría alargarse años.

A partir de aquí, las diferencias. En una comparecencia ante los medios, Costa afirmó: «No somos fans del proyecto, pero si se ajusta a la norma, lo primer es hacer cumplir la ley. No tenemos capacidad para oponernos». En palabras de Marín, esto se tradujo ante los empresarios en un mensaje de respaldo a la «seguridad jurídica». «Debemos favorecer las inversiones en la Comunidad Valenciana», insistió Marín en declaraciones a este diario.

Y mientras Costa recordó que la Generalitat «debe ser coherente en la defensa del modelo de pequeño comercio» que recoge el Pacto del Botànic, Marín subrayó que el documento en cuestión hablaba de un «equilibrio», apoyando eso sí el comercio de proximidad. Costa fue más allá al asegurar que Intu Mediterrani «va contra los intereses de la mayoría de las empresas valencianas, incluso de las grandes superficies ya implantadas».

El otro punto de desencuentro es el Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio de la Comunidad Valenciana (Patsecova), cuya versión definitiva está prevista para este mes. De esta manera, según los cálculos de Costa, podrá ser una realidad en esta legislatura. El director general, por tanto, advirtió de que Intu Mediterrani tendrá que adaptarse a esta nueva norma que pretende ordenar el comercio poniendo límites, por ejemplo, a la saturación de centros «desde un punto de vista de la movilidad y el impacto ambiental». «La CV-35 está saturada», avanzó Costa. Ahora bien, Marín recalcó que el expediente de Intu Mediterrani ya está iniciado al contemplarse en la modificación del PGOU:«Y las normas no se aplican con carácter retroactivo».