Buscar

Una oferta gastronómica de la que presumir en Alicante.

 

La concejal de Comercio y Mercados, Belén González, acompañada por el presidente de la Asociación de Mercados Municipales, José Vicente Valenzuela, han presentado las principales líneas del estudio sobre la actividad del Mercado Central y recomendaciones de cara al futuro realizado por la oficina técnica del consejo de cámaras de comercio de la Comunidad Valenciana, PATECO. “Nos presenta una realidad, un estado actual del Mercado Central, al mismo tiempo que establece una serie de recomendaciones para su futuro”, ha explicado la edil de Comercio.
El análisis fue presentado la pasada semana a los concesionarios del Mercado Central. Acudieron más de 100 personas a la reunión. “Los concesionarios están muy ilusionados con este proyecto de nuevas actividades, por cambiar la suya por otras o por buscar algunas compatibles con las que ya tienen”, ha aseverado José Vicente Valenzuela. “Se han mostrado muy receptivos y con muchísimas ganas de innovar y aplicar cambios”, ha explicado la edil de Comercio y Mercados.
Según refleja el estudio, de los 292 puestos, 20 se encuentran sin actividad. En total son 11.040 metros cuadrados destinados a superficie comercial especializada en fresco: carne y charcutería (36%), pescado (26%), frutas y verduras (20%). Los alimentos frescos suponen un 84% de la oferta del Mercado Central. Este mercado municipal da empleo directo a 700 personas e indirecto a 250.
A la hora de establecer líneas estratégicas para la actividad a 10 años vista, el estudio subraya como punto fuerte del Mercado Central la calidad de los productos, razón por la cual sugiere “posicionarse como referente de la alimentación” e incrementar la oferta gastronómica para atraer también a turistas y visitantes. Todo ello, puede ir acompañado de una ampliación de horarios y de servicios, y de actividades de animación y promoción del edificio singular y de la plaza 25 de mayo.
“Se ha hablado de zonas gourmet, gastro-bares, degustaciones... todo lo que sean ampliaciones de la alimentación, aunque también hay proyectos que no son de este sector”, ha resumido el presidente de la asociación de concesionarios al enumerar ideas que los concesionarios ya le han hecho llegar en sintonía con el estudio.
Aunque la localización es estratégica y en un edificio singular de alto valor arquitectónico, está, según el estudio, poco conectado con los ejes comerciales de la ciudad. Entre las debilidades, el estudio constata que el cliente actual tiene una media de 60 años de edad. “Hemos de conseguir que los jóvenes sigan valorando la calidad de los productos que sus padres y sus abuelos apreciaban”, ha destacado la concejal de Comercio. Tan sólo uno de cada 7 jóvenes menores de 35 años va al Mercado a comprar en alguna ocasión.
Una comisión mixta de trabajo se encargará de estudiar la implementación de las medidas sugeridas por el estudio y de la adaptación de las normas municipales que las posibiliten.